No ha pasado ni siquiera 6 meses desde la última visita de Satellite Stories a Barcelona pero eso no impidió que volvieran dentro de una sesión de Razz Club siguiendo presentando su último trabajo Young Detectives, un trabajo con ritmos muy bailables que encajan a la perfección con una sesión de noche como fue esta.

Empezaron con All un tema de su último trabajo mostrado sus ganas de presentar su nuevo disco a un público que quizás debido al formato del concierto no los conocían demasiado pero que a pesar de eso quedan deslumbrados por su increíble puesta en escena.

El concierto tuvo el formato habitual de cuando tocan en festivales, con un duración de unos 45 minutos, repasando sobretodo su último trabajo más electrónico que sus trabajos anteriores, con temas como Radiant o Confetti sin que esto supusiera que se dejaran clásicos como Australia (Don’t Ever Let Her Go).

Como penúltima canción tocaron quizás su tema más conocido, Campfire, que tuvieron que volver a empezar ya que el cantante pidió al público que estuviera más animado y en el segundo intento los asistentes se volvieron completamente locos viviéndolo al máximo, haciendo que a la banda se le escapará alguna que otra sonrisa.

Y acabaron deseando un feliz invierno a los asistentes y tocando Kids Aren’t Safe in the Metro de su álbum debut Phrases to Break the Ice, otro de los temas más míticos de los finlandeses, consiguiendo dar una dosis extra de energía dentro de una noche de fiesta de sábado.

Fue una muy buena actuación con una banda que claramente gana mucho en directo con un sonido muy potente y unas canciones con toques electrónicos que consiguieron poner la sala patas arriba.

Anuncios